Cinco consejos para cuidar de tu parabrisas tras su sustitución

/

¿Acabas de salir del taller y quieres saber qué hacer después de que hayan sustituido el parabrisas de tu coche? En Cristalbox te ofrecemos estos cinco consejos que deberías tener en cuenta durante las primeras 24 o 48 horas desde la sustitución.

Estos consejos van dirigidos sobre todo al tiempo de secado hasta que el parabrisas quede del todo fijado y al tipo de presiones o golpes que la luna delantera puede soportar hasta dos días después de la sustitución.

¿Debo lavar mi coche si acabo de cambiar el parabrisas?

Solo podemos hablar por nuestra experiencia. En ninguno de nuestros talleres enviamos un trabajo a medio terminar y siempre esperamos a que el adhesivo esté bien fijado después de una sustitución de lunas.

Sin embargo, siempre recomendamos evitar hacer presiones o movimientos fuertes sobre una luna recién cambiada. Es lo que sucede en un túnel de lavado.

Es preferible evitar la presión que hacen los rodillos en el parabrisas a lo largo de todo el recorrido del túnel al menos hasta que pasen unas horas.

¿Entonces el agua puede afectar a la sustitución de la luna?

No necesariamente. Esta es una variable que tenemos en cuenta en los talleres. Además, por el tipo de poliuretano que utilizamos, el agua de lluvia o la humedad no son un problema para el secado de una luna recién sustituida.

Haz caso a tu técnico

Si después de un cambio de lunas tienes dudas sobre el mantenimiento, es el momento de preguntar. Los técnicos conocen todo el proceso de secado y las propiedades de los materiales que se han utilizado en el taller.

Por ejemplo, siempre recomendamos sustituir los limpiaparabrisas al cambiar la luna delantera del vehículo. De esta forma se asentarán mejor con el nuevo cristal y serán mucho más efectivos.

En los talleres de Cristalbox te darán consejos sobre cómo actuar al salir del taller para cuidar de tu luna o parabrisas nuevo.

No esperes para volver al taller

Muchas de las sustituciones de lunas que llevamos a cabo diariamente se deben a pequeños golpes y resultaban evitables. En el caso de que tu parabrisas haya recibido un pique o chinazo menor a una moneda de dos euros podemos repararlo si llevas a tiempo tu coche al taller.

Los golpes ignorados son una de las principales causas de sustitución de parabrisas. Con el tiempo, un pequeño golpe puede hacerse más grande y seguramente acabe rajando el cristal entero en el momento menos oportuno. Todo ello puede evitarse con la reparación de lunas.

Recuerda que es un cristal nuevo

Cuando sales de un taller Cristalbox tras la sustitución de una luna rota, lo haces con todas las garantías para una conducción segura. No obstante, conviene tener en cuenta varios factores en la carretera para evitar movimientos en el cristal.

Durante las primeras 48 horas, el adhesivo empleado todavía no tiene toda su fuerza. Evita en la medida de lo posible conducir por carreteras en mal estado o con demasiados baches durante las primeras horas de la sustitución.

En la medida de posible, no cierres las puertas con excesiva fuerza. Eso puede generar una corriente de aire que empuje el cristal desde dentro.

Antes de que te marches

En Cristalbox ofrecemos gratis a nuestros clientes un tratamiento antilluvia con la sustitución de su parabrisas. Se trata de aplicar una película de material con propiedades hidrofóbicas que mantendrá el agua fuera de tu campo de visión sin depender tanto del limpiaparabrisas.

Deja un comentario